Actividad para los adolescentes

                     

Separando en orden


                         


 

                                                   
         
 Después de conversar, orientar sobre los Frutos de la Carne siguiendo la Fe en la Palabra de Dios,
la idea es que los niños puedan hacer sus elecciones colocando en el tacho de basura lo que desagrada a Dios y les hace mal y recogiendo en el cesto lo que es agradable para Dios y les hace bien.
La posibilidad de color o blanco y negro es para que usted elija, si prefiere entregar terminado o dejar que ellos lo pinten. Sugerimos que usted muestre el suyo y después cada niño hará para sí según su gusto.








Actividad para los adolescentes


Bowling Obras de la Carne





Para echar por tierra todos los frutos de la carne.
Vamos a contar con el Espíritu Santo.
Un buen ejemplo es el bowling, cuando usamos la bola (el Espíritu Santo), ella va y derribar todos los pinos (frutos de la carne), pero si por acaso alguno de los frutos se resistiera. Úselo nuevamente...jajaja!



               

Palabra de la Señora Ester Bezerra


Frutos de la carne – Ester Bezerra

“¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores[a], ni los estafadores heredarán el Reino de Dios”. 1 Corintios 6:9-11
Actualmente, las persona se engañan al intentar convencerse que lo que lo incorrecto es bueno. Pero quien conoce a Dios sabe cuál es Su voluntad. Cuando alguien está lejos de Dios, se deja guiar por las opiniones de los demás, por las modas porque desconoce la Palabra del Señor.
Cuando despreciamos a Dios, no podemos disfrutar de la vida que él nos promete en la Biblia y sufrimos las consecuencias de estar lejos Suyo. Es por eso que muchas sufren y no tienen claro qué rumbo tomar, se sienten perdidas. Por eso, buscan ser felices de forma equivocada y se pierden haciendo su propia voluntad aunque saben que van a sufrir.
Cuando el hombre está perdido, empieza a vivir según sus propios deseos y allí las obras de la carne hacen que se aleje cada vez más de Su creador. Algunos de las obras de la carne que podemos leer en Gálatas 5:16-23, son la malicia, la envidia, la obsesión por el dinero, la envidia, la falsedad, la soberbia y la desobediencia.
También podemos encontrar Sus enseñanzas sobre este tema en 1 Corintios 6:9-10 y Romanos 1:26-32. Las personas que obran de esa manera terminan sufriendo porque aunque satisfacen sus deseos, están vacíos de Dios, su vida espiritual está muerta.
Dios nos hace una propuesta, nos coloca delante el bien y el mal pero la elección es nuestra. Si oímos su voz al elegir hacer lo correcto, tendremos una nueva vida. Aunque nuestros propios deseos nos impulsen a hacer lo errado, él nos da una nueva naturaleza q u e nos hará rechazar las obras de la carne, Él nos da una nueva forma de pensar y de actuar.
Depende de nosotros aceptar la propuesta del Señor Jesús que nos evitará el sufrimiento y nos dará alegría y paz.

TEMA DEL MES DE SETIEMBRE

El testamento del muerto



Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Génesis 12:2-3
Cuando un testamento es redactado para repartir los bienes de un hombre rico, nadie logra cambiar sus términos, a no ser que suceda que todos los beneficiados se pongan de acuerdo con el cambio (lo que es muy difícil que ocurra). En otras palabras, lo que fue decidido en el testamento será hecho, aunque la persona que lo haya escrito esté muerta. Los deseos del fallecido serán ejecutados.
Ahora, ¡deténgase y piense sobre el “Testamento” de Dios! Lo que leímos anteriormente no es Su deseo solo para Abraham, sino para todos los que a Él se entreguen. Él dijo:
De cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a Mi Voz. Génesis 22:17-18
Si esto hubiese sido escrito por un hombre que ya hubiese muerto, y este documento fuese presentado delante del juez, nadie podría refutarlo. ¡Nadie! ¡Imagínese entonces el testamento de Dios! La plenitud de Sus bendiciones es irrefutable, y no hay poder en el mundo, sea en la tierra, sea debajo de la tierra (infierno), capaz de anular tamaña promesa.
El Mismo Dios que hizo la promesa está Vivo, y Su testamento está disponible para los que se tornan, a través de la fe, libres de sentimientos e hijos de Abraham.
Ahora ha llegado el momento de tomar posesión del testamento de Él en su vida. La condición aquí es simple: ¡oiga, obedezca y sacrifique!
Actuando así, ni el infierno, ni el diablo serán capaces de impedirle alcanzar estas promesas.
Y estos fueron los días que vivió Abraham: ciento setenta y cinco años. Y exhaló el espíritu, y murió Abraham en buena vejez, anciano y lleno de años, y fue unido a su pueblo. Génesis 25:7-8
¿Pudo absorber el espíritu? “… murió en buena vejez, lleno de años”. Su vida fue abundante, y Abraham se convirtió en un referente de fe para todos nosotros hoy. Nada ni nadie logró impedir que eso sucediera.
¿A usted le gustaría heredar la misma vida y las mismas promesas? Estas ya le fueron concedidas. Todo lo que necesita hacer es oír, obedecer y sacrificar, así como lo hizo Abraham.
Blog: Obispo Macedo
Colaboró: Obispo Marcelo Pires